Nuestra HISTORIA

MÁS DE 400 AÑOS

albergados en un lugar único

 

HACIENDA VALLUMBROSO

Encierra una gran riqueza histórica que nos remonta a finales del siglo XVI; en 1869 Don Pérez Gálvez dividió la hacienda en tres partes; Bocas, San Antonio de Bocas y Rancho o estancia de Bocas, ésta última al ser separada del resto del territorio pasó a ser propiedad de José Encarnación Ipiña en 1903. Entonces la estancia de Bocas fue rebautizada por Ipiña como Vallumbroso, que significa Valle sombreado, en recuerdo de un lugar en Italia que había visitado. Y es aquí donde la historia de la ciudad de San Luis Potosí tiene sus orígenes.

Cuando los españoles llegaron a lo que hoy es la delegación de Bocas, no encontraron más que Guachichiles seminómadas quienes formaban parte de los indígenas chichimecas, estos Guachichiles solo vivían de lo que la naturaleza les daba como estado virgen como tunas, mezquites, dátiles, liebres y algunas aves.

Después de la muerte de Cortes y de la conquista del centro de México, los españoles deciden ir al norte en busca de más riquezas, durante este trayecto en el año de 1546 llegan a la ciudad de Zacatecas donde descubren plata, rápidamente comenzaron a buscar la forma de transportar la plata extraída de las minas a la ciudad de México, donde después era llevada a las costas de Veracruz, para posteriormente zarpar en los galeones hasta España, de ésta forma y para esos fines se crea el famoso camino real o camino de la plata. Este camino tan transitado comenzó a llamar la atención de los chichimecas, quienes ambulaban estos territorios y que para desgracia de los españoles reaccionaron con furia ante esta invasión y así explotó la más sangrienta, costosa y larga guerra en la historia de nuestro país, la Gran Guerra Chichimeca.

Los carruajes que viajaban con mineral a través del camino, eran asaltados por estos temibles y bárbaros Guachichiles, quienes mataban a los viajeros con crueldad para robar sus ropas y cortarles las cabelleras como símbolo de trofeo. Los Guachichiles fueron abiertamente calificados como los más valientes, los más feroces y los más escurridizos de todos los chichimecas.

Viendo la terrible situación que se estaba viviendo, un monje franciscano llamado Fray Diego de la Magdalena y el Capitán Miguel Caldera se reúnen para tratar de evangelizar y pacificar a estos pueblos salvajes, pero lamentablemente no consiguen hacerlo con éxito, mientras tanto la barbarie continuaba y la lucha sangrienta no cesaba, fue entonces que el tercer virrey de la nueva España ordenó firmar un tratado de paz con los chichimecas, el cual no fue respetado y la violencia y los asaltos continuaban.

Posteriormente llega al trono en 1568 el cuarto Virrey Don Martín Enríquez de Almanza da la orden en 1569 de que se construyan 7 fuertes militares, cada uno de ellos encomendado a los 7 sacramentos de la iglesia católica.

Vallumbroso se convierte en estancia de Bocas por el año de 1725, debido a la cercanía que tenía con el rio Ahualulco. En estas fechas se funda una obra Pía con el objeto de donar un tercio de su producción como limosnas, otro tercio para los parientes del fundador y el otro tercio para los administradores.

Actualmente Hacienda Vallumbroso ofrece con gran éxito el servicio de catering y hotel. Aquí encontrarás la perfecta combinación entre historia, tradición y confort; la casa principal con su arquitectura Neoclásica y un cuerpo central de doble altura, te envuelven en un ambiente colonial de más de cuatro siglos.

Junto a la casa un pequeño atrio conduce a la capilla que data de mediados del siglo XVIII consagrada a la Virgen del Refugio, donde cada 4 de julio se congregan miles de fieles para festejar a su santa patrona con la tradicional cera, juegos pirotécnicos y los clásicos danzantes.

Durante años ha sido restaurada, conservando siempre su origen, su paz, su alegría y su belleza; y adecuada para que hoy en día le brinde la mejor experiencia y satisfacción a cada uno de sus visitantes.

Enmarcada por sus inigualables jardines, Hacienda Vallumbroso provee el mejor servicio que satisface las necesidades de descanso, convivencia y celebración para nuestros clientes, donde sus actividades, su paisaje, su historia, pero sobre todo su gastronomía lo envolverán en un ambiente de tranquilidad y armonía.

HACIENDA VALLUMBROSO TE ENAMORARÀ CON LA HISTORIA EN SUS MUROS!!!

Los dos primeros fuertes construidos fueron Portezuelo y Ojuelos; Posteriormente surgen Palmillas, Ciénega Grande y Bocas que actualmente es Hacienda Vallumbroso, y por último fueron levantados El Cuisillo y Paso de Nieto, la finalidad principal de estas construcciones era proteger a los españoles de los chichimecas, y en ellos abastecerse de armas, caballos y provisiones. El trabajo de pacificación era muy complicado de lograr, pues la forma de vida seminómada de los indios no ayudaba a que los españoles pudieran tener control sobre ellos.

Al estar ya en funcionamiento los siete fuertes militares regresa una vez más Fray Diego de la Magdalena con su compañero el Capitán Miguel Caldera. Con la intención de hacer una tregua y así terminar de una buena vez con la guerra, solo que esta vez había una mejor estrategia que consistía en entregar los llamados regalos de paz. Estos regalos de paz eran entregados en los fuertes, principalmente en el fuerte de Bocas, y consistían en alimentos y ropa, pero también se les prometían buenas tierras así como plantas cultivables, de este modo comenzaban a realizar siembra y cosecha. Esto a su vez les daba mayor permanencia en el territorio y les generaba una vida más estable. El trabajo funcionó y los chichimecas comenzaron a ceder. Y así fue como comenzó la pacificación de esta gran guerra que duró cerca de 40 años y que civilizó muchas tribus importantes de los antepasados de nuestro país y que culminó en el año de 1590.

Durante la guerra en 1580 los españoles descubrieron oro y plata donde ahora es el municipio de Charcas, por lo que el fuerte de Bocas actualmente Vallumbroso se transformó en un recinto de beneficio minero, donde se realizaba la separación de los minerales.

Cuando los españoles llegaron a lo que hoy es la delegación de Bocas, no encontraron más que Guachichiles seminómadas quienes formaban parte de los indígenas chichimecas, estos Guachichiles solo vivían de lo que la naturaleza les daba como estado virgen como tunas, mezquites, dátiles, liebres y algunas aves.

Después de la muerte de Cortes y de la conquista del centro de México, los españoles deciden ir al norte en busca de más riquezas, durante este trayecto en el año de 1546 llegan a la ciudad de Zacatecas donde descubren plata, rápidamente comenzaron a buscar la forma de transportar la plata extraída de las minas a la ciudad de México, donde después era llevada a las costas de Veracruz, para posteriormente zarpar en los galeones hasta España, de ésta forma y para esos fines se crea el famoso camino real o camino de la plata. Este camino tan transitado comenzó a llamar la atención de los chichimecas, quienes ambulaban estos territorios y que para desgracia de los españoles reaccionaron con furia ante esta invasión y así explotó la más sangrienta, costosa y larga guerra en la historia de nuestro país, la Gran Guerra Chichimeca.

Los carruajes que viajaban con mineral a través del camino, eran asaltados por estos temibles y bárbaros Guachichiles, quienes mataban a los viajeros con crueldad para robar sus ropas y cortarles las cabelleras como símbolo de trofeo. Los Guachichiles fueron abiertamente calificados como los más valientes, los más feroces y los más escurridizos de todos los chichimecas.

Viendo la terrible situación que se estaba viviendo, un monje franciscano llamado Fray Diego de la Magdalena y el Capitán Miguel Caldera se reúnen para tratar de evangelizar y pacificar a estos pueblos salvajes, pero lamentablemente no consiguen hacerlo con éxito, mientras tanto la barbarie continuaba y la lucha sangrienta no cesaba, fue entonces que el tercer virrey de la nueva España ordenó firmar un tratado de paz con los chichimecas, el cual no fue respetado y la violencia y los asaltos continuaban.

Posteriormente llega al trono en 1568 el cuarto Virrey Don Martín Enríquez de Almanza da la orden en 1569 de que se construyan 7 fuertes militares, cada uno de ellos encomendado a los 7 sacramentos de la iglesia católica.

Los dos primeros fuertes construidos fueron Portezuelo y Ojuelos; Posteriormente surgen Palmillas, Ciénega Grande y Bocas que actualmente es Hacienda Vallumbroso, y por último fueron levantados El Cuisillo y Paso de Nieto, la finalidad principal de estas construcciones era proteger a los españoles de los chichimecas, y en ellos abastecerse de armas, caballos y provisiones. El trabajo de pacificación era muy complicado de lograr, pues la forma de vida seminómada de los indios no ayudaba a que los españoles pudieran tener control sobre ellos.

Al estar ya en funcionamiento los siete fuertes militares regresa una vez más Fray Diego de la Magdalena con su compañero el Capitán Miguel Caldera. Con la intención de hacer una tregua y así terminar de una buena vez con la guerra, solo que esta vez había una mejor estrategia que consistía en entregar los llamados regalos de paz. Estos regalos de paz eran entregados en los fuertes, principalmente en el fuerte de Bocas, y consistían en alimentos y ropa, pero también se les prometían buenas tierras así como plantas cultivables, de este modo comenzaban a realizar siembra y cosecha. Esto a su vez les daba mayor permanencia en el territorio y les generaba una vida más estable. El trabajo funcionó y los chichimecas comenzaron a ceder. Y así fue como comenzó la pacificación de esta gran guerra que duró cerca de 40 años y que civilizó muchas tribus importantes de los antepasados de nuestro país y que culminó en el año de 1590.

Durante la guerra en 1580 los españoles descubrieron oro y plata donde ahora es el municipio de Charcas, por lo que el fuerte de Bocas actualmente Vallumbroso se transformó en un recinto de beneficio minero, donde se realizaba la separación de los minerales.

Vallumbroso se convierte en estancia de Bocas por el año de 1725, debido a la cercanía que tenía con el rio Ahualulco. En estas fechas se funda una obra Pía con el objeto de donar un tercio de su producción como limosnas, otro tercio para los parientes del fundador y el otro tercio para los administradores.

Actualmente Hacienda Vallumbroso ofrece con gran éxito el servicio de catering y hotel. Aquí encontrarás la perfecta combinación entre historia, tradición y confort; la casa principal con su arquitectura Neoclásica y un cuerpo central de doble altura, te envuelven en un ambiente colonial de más de cuatro siglos.

Junto a la casa un pequeño atrio conduce a la capilla que data de mediados del siglo XVIII consagrada a la Virgen del Refugio, donde cada 4 de julio se congregan miles de fieles para festejar a su santa patrona con la tradicional cera, juegos pirotécnicos y los clásicos danzantes.

Durante años ha sido restaurada, conservando siempre su origen, su paz, su alegría y su belleza; y adecuada para que hoy en día le brinde la mejor experiencia y satisfacción a cada uno de sus visitantes.

Enmarcada por sus inigualables jardines, Hacienda Vallumbroso provee el mejor servicio que satisface las necesidades de descanso, convivencia y celebración para nuestros clientes, donde sus actividades, su paisaje, su historia, pero sobre todo su gastronomía lo envolverán en un ambiente de tranquilidad y armonía.

HACIENDA VALLUMBROSO TE ENAMORARÀ CON LA HISTORIA EN SUS MUROS!!!

Enamórate de Hacienda Vallumbroso

Llena el formulario y nos pondremos en contacto contigo para concretar una cita.

01 444 817 1090

Avenida del Refugio #1, 78464 Valle Umbroso, S.L.P.